6 abr. 2011

Afirmaciones positivas

Nuestra mente es “moldeable”. Si pensamos en algo, enseguida, la imagen de ese algo aparecerá en nuestra cabeza (aunque no queramos).Si deseamos estar felices y tranquilos, podemos imaginar una escena que nos relaje y sentir que estamos allí, con sólo cerrar los ojos.

Te propongo seguir unas sencillas afirmaciones diarias, desde hoy, hasta dentro de cinco días (por supuesto, que luego, podrás volverlas a repetir cada semana, haciendo hincapié en las afirmaciones que más necesites). Antes de levantarte, incluso antes de abrir los ojos por las mañanas, repite:

- Hoy es un día maravilloso. Hoy va a ser un día estupendo. La vida es maravillosa. Todo va a salir bien.

Después visualiza como te gustaría que fuera tu día (que cosas deseas hacer o tienes que hacer y como quieres sentirte), intentando dibujar todos los detalles en tu mente.

Cuando lo hayas hecho, entonces sí, abre los ojos y levántate.

1º día: Motivación.

Hoy vas a repetir una frase que te motive y te anime. Como por ejemplo una de las frases de la mañana: La vida es maravillosa. Repítete esta frase para tu interior, cada vez que estés a punto de enfadarte o ponerte triste (aunque no “creas” en ese instante lo que piensas, tan sólo dilo).

2º día: Poder.

Si crees que puedes hacer algo, no lo dudes, lo harás.

La frase de hoy es: Puedo hacer lo que me proponga. Yo puedo.

3º día: Autoestima.

Cuando tengas algún minuto a solas (por ejemplo, cada vez que vayas al cuarto de baño), mírate al espejo o simplemente, repite en voz alta (o grítalo dentro de ti):

Soy una persona maravillosa. Merezco todo lo bueno que me pase. Me quiero.

4º día: Sanación.

En ocasiones, las enfermedades y los dolores, están ahí para avisarnos de algo (por ejemplo, de parar si tenemos una vida muy ajetreada o para que prestemos mayor atención a nuestro cuerpo y mente). Tú eres el responsable último de tu salud. Hazle caso a tu cuerpo. Repite:

Me siento sano, me siento bien. Me siento estupendamente.

5º día: Confianza.

Siéntete como si estuvieras en una burbuja durante el día. Recuerda cuando estabas segura o seguro (por ejemplo en tu niñez, tal vez al lado de tus padres). Recuerda aquellas ocasiones en que sabías que todo saldría como deseabas, y repite:

Hoy nada me preocupa. La vida fluye sin esfuerzo. Sé que todo va a estar bien.

Y todas las noches antes de dormir, afirma:

- Voy a dormir placidamente y sin interrupciones. Voy a sanar mientras duermo. Todo está bien.

Y duérmete con ellas. :-)

No hay comentarios: